Viaje sentimental de Laurence Sterne

7 Posted by - marzo 21, 2017 - Novedades

Introducción de Paul Goring a Viaje sentimental, de Laurence Sterne

«He trazado un plan para algo nuevo, lejos del camino señalado», escribió Laurence Sterne a su hija a principios de 1767. Un año después se publicó la obra, que, en efecto, resultó de gran novedad en la escena literaria. Narrada por Yorick, un viajero impetuoso que parte a Francia en un arrebato, Viaje sentimental por Francia e Italia es una historia cautivadora y sugerente sobre las aventuras de un inglés en el extranjero, y ha fascinado a los lectores desde que apareció en Londres en 1768. El protagonista de Sterne emprende una ruta que debía de ser bastante común entre los turistas británicos del siglo XVIII (viaja hacia el sur desde Calais, pasa por París y se encamina hacia la frontera italiana), pero Viaje sentimental no es un relato típico de quien visita un país por primera vez. Al inicio, Yorick se jacta de que «tanto mis viajes como mis observaciones serán de una formulación diametralmente distinta a las de mis precursores» (p. 62), y el diario de viaje que sigue es ciertamente una obra singular e idiosincrática. Saltando con rapidez  de una escena a la siguiente, Viaje sentimental sacude al lector a través de una frenética sucesión de anécdotas, aventuras y observaciones de su protagonista, y el traqueteo de este viaje narrado va acompañado por la familiaridad con que Yorick se dirige al lector.

laurence-sterne-4

El foco principal de la novela recae en la sarta de trivialidades que vive Yorick en el extranjero, y Sterne se preocupa muy pocas veces de documentar detalles externos del propio viaje. Viaje sentimental constituye, por lo tanto, más bien una travesía hacia el interior, a la vida emocional del narrador protagonista, y es sin duda este enfoque íntimo y psicológico el que, junto con fuertes rasgos de comedia, ha mantenido el atractivo de la obra tanto entre los lectores como entre los novelistas posteriores. Como viajero «sentimental», Yorick acostumbra a mostrarse simpático y generoso con las personas que se encuentra en el camino, y esta sensibilidad lleva a muchos lectores a identificar en la novela una rica forma de pathos. Pero el sentimentalismo de Yorick puede resultar, en algunas ocasiones, poco sincero o motivado por un interés sensual, lo que provoca que otros lectores se sorprendan o diviertan con los dilemas eróticos con los que Yorick tropieza sin cesar, y por la dudosa inocencia con que cuenta tales situaciones. Aun quedan algunos lectores que no están seguros de cómo responder a este estilo narrativo que, exhibiendo un gran dominio sobre la ambigüedad y la sutileza, parece que, de forma continua y nada desdeñable, desvela información que contradice la versión de los hechos que nos relata Yorick. Mientras Sterne escribía la obra, le aseguró a su librero, Thomas Becket, que su última invención «probablemente atraería a todo tipo de lectores», y es evidente que Viaje sentimental ha conseguido cumplir del todo esa predicción…

http://www.megustaleer.com/libro/viaje-sentimental/ES0101391