0 COMMENTS
Pda. Simplicissimus peq

Simplicissimus: picaresca germana

En España solemos pensar que los antihéroes literarios son una cosa muy nuestra. Es verdad que la novela picaresca hispana inauguró los relatos de personajes protagonistas que no representaban, precisamente, los valores más prístinos de la sociedad, pero en otros lugares también han cocido habas, y muy bien cocidas. Parece que el alemán Hans Jakob Chirstoffel von Grimmelshausen se inspiró en nuestra picaresca para escribir sus maravillosas aventuras de Simplicius Simplicissimus, publicadas en 1668 bajo el titulillo —con las variaciones propias de cada traducción— de La vida del extraño aventurero llamado Melchior Sternfels von Fuchshaim: principalmente dónde y en qué manera vino a este mundo, lo que vio, aprendió, experimentó y soportó entonces; también por qué lo abandonó después por deseo propio. Tanto su estructura de falsa biografía como su intención moralizante y su visión pesimista de la sociedad de la época, la crudeza con que se describen los aspectos más desagradables de la vida cotidiana, el tono satírico, burlesco, y demás características, la asocian sin duda al género y la convierten en el texto precursor de la novela picaresca alemana.

simplizisimus-3

La obra retrata con pericia y acidez la Europa convulsa de la Guerra de los Treinta Años, a través de las peripecias viajeras de un personaje originariamente cándido que realiza, a su vez, su propio periplo de supervivencia hacia el engaño, la depravación y la inhumanidad. Y como en cualquier novela picaresca que se precie, el ingenio y la inteligencia son las armas que permiten al protagonista sobrevivir en un mundo de fieras.

Pda. Simplicissimus peq        800px-Hans_Jakob_Christoffel_von_Grimmelshausen

Grimmelshausen obtuvo un gran éxito con la publicación de las aventuras del huérfano Simplicissimus, y la obra está considerada como una de las cumbres literarias del barroco alemán. Sin embargo, en España hubo que esperar hasta los años setenta del siglo pasado para que tuviéramos la posibilidad de conocer la obra en una edición en castellano. Este lamentable olvido se solventó gracias al interés despertado aquí por la emisión en Televisión Española, en 1978, de la coproducción italo-franco-germana El aventurero Simplicissimus. La serie constaba de trece capítulos —como el libro—, y aunque no obtuvo tanto éxito como otros seriales de la época, el monopolio de la cadena pública hacía por entonces que todo el mundo viera lo mismo por televisión, de modo que la repercusión de la serie fue lo suficientemente notable como para que la editorial Caralt se decidiera a publicar el libro. Este es uno de esos raros casos en los que la televisión —el cine suele tener más fortuna en ese aspecto— impulsa a la buena literatura. Ojalá eso fuera más habitual.

http://www.megustaleer.com/libro/el-aventurero-simplicissimus/ES0090628

Ulises Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *