0 COMMENTS

Nathaniel y la letra “W”

Nathaniel nace en la ciudad de Salem, Massachussets, en una casa que todavía se tiene en pie, un emblemático cuatro de julio. Huérfano desde los cuatro años –su padre contrajó en Surinam la fiebre amarillo- la vida de Hawthorne no es ajena a la fascinación y la complejidad. Su relación ambivalente con el puritanismo que hereda de parte de sus antepasados es una de las constantes en su obra.

Descendiente de una familia de colonos, Nathaniel añade la emblemática “W” a su apellido para ocultar su relación con un antepasado implicado en los tristemente famosos juicios de Salem.

“Yo no vivía, sólo soñaba que vivía” escribe después de publicar su primer libro escrito al parapeto de las paredes familiares.

Casa materna de Hawthorne

Casa materna de Hawthorne

A partir de 1839 la vida se le acelera. Entra a trabajar en el puerto, se enamora y casa con la pintora Sophia Peabody y el matrimonio se traslada a Concord para ser vecinos de Ralhp Waldo Emerson y Henry David Thoreau.

Peabody y Hawthorne forman parte del grupo de utopistas trascendentalistas que se forman en aquella época. Ambos de caracter reservado y salud quebradiza paracen encontrar en el matrimonio el bálsamo perfecto para sus vidas. Nathaniel solía referse a Sophia como “Dove” (Cisne).

Después de algunos años  laboralmente aciagos Hawthorne publica LA LETRA ESCARLATA y ésta se convierte en una de las novelas más vendidas de la historia. Se despacharon más de 2.500 volúmenes en sólo diez días. El libro fue rápidamente pirateado en Londres y su intensa historia sirvió de inspiración para un joven D.H Lawrence.

Extremadamente preocupado por el pecado, sus obras exploran sus efectos y, de alguna manera, se convierte en continuador de sus antepasados puritanos, aunque con un componente de regeneración a través del amor totalmente novedoso. Sus novelas y relatos están llenas de alegorías y símbolos que manifiestan la ambivalencia espiritual de la herencia puritana de Norteamérica.

Retrato del joven Hawthorne

Retrato del joven Hawthorne

 

 

Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *