0 COMMENTS
04 Fábulas literarias Iriarte peque

Iriarte el fabulador

Tomás de Iriarte (1750-1791), proveniente de una familia culta y distinguida, llegó a Madrid desde Puerto de la Cruz, Tenerife, con tan solo catorce años. Allí realizó sus estudios de latín, griego y francés, gracias a los cuales pudo suceder a su tío como traductor de la Secretaría de Estado en 1771. Compaginó desde entonces sus tareas oficiales con su trayectoria literaria, iniciada con traducciones de piezas de teatro francesas y del Arte poética de Horacio, y que seguiría con la composición de poemas, obras de teatro de contenido mayormente satírico y sus célebres Fábulas literarias, con las que se jactaba de ser el primer introductor del género a nuestras letras, lo que le supuso una contienda con el que hasta entonces había sido su amigo, Félix María de Samaniego, que había editado sus Fábulas tan solo un año antes.

Iriarte

Aquí os presentamos el principio de su fábula «El elefante y otros animales», fábula que sirve al autor como prólogo de las demás y en la que presenta a los animales que las protagonizarán:

Allá, en tiempo de entonces / y en tierras muy remotas, / cuando hablaban los Brutos / su cierta jerigonza, / notó el sabio Elefante / que entre ellos era moda / incurrir en abusos / dignos de gran reforma. / Afeárselos quiere / y a este fin los convoca. / Hace una reverencia / a todos con la trompa / y empieza a persuadirlos / en una arenga docta / que para aquel intento / estudió de memoria. / Abominando estuvo, / por más de un cuarto de hora, / mil ridículas faltas, / mil costumbres viciosas: / la nociva pereza, / la afectada bambolla, / la arrogante ignorancia, / la envidia maliciosa. / Gustosos en extremo / y abriendo tanta boca, / sus consejos oían / muchos de aquella tropa: / el Cordero inocente, / la siempre fiel Paloma, / el leal Perdiguero, / la Abeja artificiosa, / el Caballo obediente, / la Hormiga afanadora, / el hábil Jilguerillo, / la simple Mariposa…

https://www.megustaleer.com/libros/fbulas-literarias/MES-010346

 

Ulises Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *