0 COMMENTS
Dickens Pickwick

Galdós habla de Dickens

Fragmento del prólogo de Benito Pérez Galdós a su traducción de Los papeles póstumos del Club Pickwick, de Charles Dickens

«Lo primero que os llama la atención cuando leéis una novela de Dickens es su admirable fuerza descriptiva, la facultad de imaginar, que, unida a una narración originalísima y gráfica, da a sus cuadros la mayor exactitud y verdad que cabe en las creaciones del arte. La naturaleza en su estado normal y en sus hermosas alteraciones y desórdenes se le presenta en conjunto, impresionándole de un modo general: os describe una tempestad, por ejemplo, y os la presenta no en un relato minucioso de los varios fenómenos que la determinan, sino en un cuadro que aparece formado y compuesto de una sola pincelada: os presenta un momento de la tempestad, el sublime momento pictórico del relámpago, en que con la vista abarcáis un espacio sin límites, y veis innumerables objetos, sin poder examinar ninguno. Os describe un paisaje, y en su descripción lo veis como en la naturaleza, vago, grandioso en su conjunto. No os marcará como otros escritores descriptivos las líneas precisas del horizonte, las siluetas recortadas de los árboles, la mayor o menor intensidad de la luz, la forma exacta de la casa, del río, del monte. Dickens os hará ver todo esto sin medir nada, sin dibujar nada. Es como un gran colorista que produce sus efectos con masas indeterminadas de color, de sombra y de luz, sin que os permita precisar los objetos en particular y delinear por separado los accidentes.

English novelist Charles Dickens

»Cuando describe un interior, un recinto fastuoso o humilde, un objeto o un mueble cualquiera, no le veréis detenerse allí con la narración prolija de Balzac, ni hacer la anatomía, digámoslo así, del objeto, segregando todas sus partes para estudiarlas por sí solas, midiendo con impertinencia las aristas, los ángulos, contando las manchas, modelando el original con la minuciosidad y el trabajo del que traza un facsímil. Él no ve en el objeto más que aquella parte, aquella línea que influye en el conjunto de la escena, que añade algo a la totalidad del cuadro: ve y describe tan sólo la faz anterior de las cosas. Le interesa tan sólo aquello que contribuye a caracterizar la fisonomía local, aquello que es un rasgo o una facción en el expresivo rostro de una escena, de una habitación, de un sitio cualquiera.Galdos

»Difícil es dar una idea de la maravillosa aptitud de Carlos Dickens para comprender el corazón humano y retratar al vivo sus grandes borrascas, sus expansiones de ternura y amor. No analiza como Balzac, complaciéndose en descubrir todo lo que de innoble y siniestro puede existir en los sentimientos del hombre; es, por el contrario, observador benévolo, que procede en los trabajos de su investigación por amor a la humanidad, deseoso de la dicha del hombre y haciéndole ver sus virtudes y sus vicios para enaltecer aquéllas y corregir éstos.

Pickwick01

»Para esto se vale de dos medios igualmente eficaces: o conmueve al lector con la pintura patética de las pasiones, con la sentida exposición de lástimas y desventuras, o le hace reír cultamente, zahiriendo con lo ridículo y lo cómico, que brotan de su fecunda pluma en inagotable raudal.

»En David Copperfield, en Hard Times (Los malos tiempos), en Oliver Twist, en Nicolás Nickleby, en Pickwick Club resplandecen las dotes de este eminente escritor que con Manzoni, Victor Hugo, Walter Scott y Balzac representa el mayor grado de perfección a que ha llegado la novela en nuestro siglo.»

http://www.megustaleer.com/search_texto.php?texto=dickens

Ulises Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *