0 COMMENTS

ENTREVISTAS PENGUIN CLÁSICOS: Ramón Irigoyen recomienda leer en voz alta el Prometeo encadenado

– ¿Cuál es la clave para leer bien el Prometeo de Esquilo?
– La clave es leer siempre los textos en voz alta. Hasta en la lectura mental hay articulación de los sonidos. En verso y en prosa hay siempre un ritmo que el lector/a debe descubrir.

– ¿Cuál es la diferencia entre un buen lector y un mal lector?
– Es la misma diferencia que hay entre una persona que come bien y otra que come mal. La persona que come mal devora la comida, mastica mínimamente y, por tanto, apenas percibe las diferencias de los sabores. Y luego, además, digiere peor los alimentos.

– Y un buen lector ¿cómo actúa?
– El buen lector, en primer lugar, lee despacio. Ya dijo Pedro Salinas que se lee deprisa por pereza aunque parezca lo contrario. Descubre la acentuación y el ritmo de las palabras, se entera del contenido del texto y lo siente a fondo. Disfruta – o sufre, según los casos – con el simple sonido de las palabras y saborea – o detesta – su música.

Prometeo encadenado.

– ¿Todo el mundo puede aprender a leer bien?
– Todos podemos mejorar mucho nuestro nivel de lectura y, sobre todo, si practicamos la lectura dirigidos por la batuta de un buen lector. Rouco Varela recomienda rezar el rosario en familia. Yo, en cambio, recomiendo leer en familia en voz alta poemas, cuentos e incluso libros de texto, aunque algunos gastan una prosa muy mejorable.

– ¿Y quién es Esquilo?
– Esquilo es el padre del teatro griego. Nació en el siglo VI a. C. en Eleusis, que fue, salvadas las diferencias de época y cultura, el Lourdes griego. Combatió contra el imperio persa en la batalla de Maratón. Escribió unas noventa tragedias. Nos han llegado siete tragedias.

– ¿Quién es Prometeo?
– Prometeo es un hijo del titán Jápeto, que era hermano del titán Crono, el padre de Zeus. Prometeo y Zeus son, pues, primos.

– ¿Cómo ve Hesíodo a Prometeo?
– Lo ve como un ser negativo por haber robado el fuego para darlo a los hombres y, por tanto, oponerse a Zeus.

– ¿Cómo lo ve Esquilo unos años más tarde?
– Para Esquilo Prometeo es un ser positivo porque encarna la rebelión contra Zeus, que es el tirano. Esta rebelión contra el tirano será cantada por los románticos en el siglo XIX.

– ¿Cuál es la fuente del Prometeo?
– Esquilo toma de la mitología el tema de esta tragedia. Básicamente, la mitología es la fuente principal de la tragedia griega.

– ¿Cuál es el tema del Prometeo?
– Zeus ha creado a los hombres, pero les oculta el gran invento del fuego. Prometeo es el benefactor de la humanidad: se enfurece, le roba el fuego a Zeus y se lo entrega a los hombres.

– ¿Cómo reacciona Zeus?
– Zeus es tan cruel y vengativo como el Yavhé del Antiguo Testamento y, naturalmente, va a por Prometeo. Lo condena a ser clavado por Hefesto a una roca en el Cáucaso. Y le ahorro al lector el ensañamiento diario de un águila con el hígado del titán.

– Se ha visto en Prometeo, por ser un redentor de los hombres, a un antecesor de Jesucristo.
– Sí, Prometeo y Jesucristo son de la misma estirpe que el gran Rafael Flórez, que, con enorme vitalidad, al borde de sus noventa años, acaba de dar una espléndida conferencia en el Casino de Madrid. Rafael Flórez firma como El Alfaqueque (‘Redentor de cautivos’), un apelativo árabe con el que también podrían firmar hoy sus discos en El Corte Inglés Cristo y Prometeo, el rey de los mariachis.

Prometeo

– ¿Desea decir algo más?
– Sí, la poesía de Esquilo es de una enorme belleza y su pensamiento raya al más alto nivel. Invito a leer esta obra maravillosa en voz alta. Me atrevo a garantizarle al lector/a una experiencia inolvidable.

Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *