0 COMMENTS
Dumas retrato2

Dumas

Alejandro Dumas, padre, es uno de los primeros escritores que en el mundo contemporáneo alcanzó fama y fortuna gracias a su literatura. Fue, además, un personaje público y controvertido, un vividor que dilapidó en fiestas, lujo y placer y que finalmente moriría arruinado.

El conde de Montecristo

El conde de Montecristo

La guerra de las mujeres

La guerra de las mujeres

 

En su primera etapa como escritor se consagró fundamentalmente al drama histórico. Obras como Enrique III y su corte o La torre de Nesle dieron inicio al teatro romántico francés, y en ellas combinaba la historia con el relato de escándalos, asesinatos y truculencias muy atractivas para todos los públicos, una literatura que, con los criterios de hoy, podríamos calificar de “comercial”, pero no carente de calidad.

Aunque serían sus novelas históricas por entregas las que le darían su mayor triunfo. En el diario Le Siècle empezó a publicar, en 1844, su novela más conocida, Los tres mosqueteros, cuyo personaje principal se inspira en un espadachín del siglo XVII, un personaje real que ya había protagonizado algún libro anterior. Esta costumbre de documentarse, de partir de otras historias, reales o literarias, para desarrollar las propias, más el volumen extraordinario de su obra le llevaron a ser acusado de plagio en muchas ocasiones.

Los tres mosqueteros

Los tres mosqueteros

El tulipán negro

El tulipán negro

De hecho, Dumas se valía de numerosos colaboradores que hacían para él las labores de documentalista y que en algún momento han sido considerados los verdaderos autores de sus obras. No obstante, de todos estos embrollos y suspicacias Dumas siempre salió bien librado, incluso en investigaciones más recientes que reconocen las fuentes en las que se inspira pero que también validan la autoría y el talento con el que Dumas desarrolló sus historias.

http://www.megustaleer.com/search_texto.php?texto=dumas

Ulises Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *